AdD
AdD
Asociación gremial fundada el año 1995, formada por 110 socios considerados los mejores de Chile.
Síguenos

Search

AdD
  -  Decor   -  Un hotel de lujo en la roca

Un hotel de lujo en la roca

Una antigua fortaleza destinada a la defensa militar pasó a convertirse en un extraordinario hotel que alberga vistas paradisíacas. El Cap Rocat, un hotel con mucha historia y estilo ubicado en la bahía de Cala Blava, Palma de Mallorca es el más privado y recóndito del mediterráneo.

 

Fotos: Cap Rocat

 

En una reserva natural de 30 hectáreas con 2 Km de costa protegida mimetizado con el paisaje emerge el Cap Rocat. Situado en una fortaleza militar construida a finales del siglo XIX, pero que nunca desempeñó la función para la que fue construida, la implementación de este hotel supuso un reto gigantesco a la hora de restaurar sus austeras instalaciones militares.

Para su transformación se debían respetar las estrictas normativas que implicaba intervenir un edificio catalogado como Patrimonio Cultural y que además estaba situado en un Espacio Natural Protegido.

 

La desafiante misión de adaptar este antiguo fuerte en un hotel fue asignada al estudio de Antonio Obrador el cual lo logró preservando la singularidad arquitectónica y el entorno natural del antiguo complejo, haciéndolos merecedores entre otros premios, del “Europa Nostra” concedido por la Unión Europea.

 

La sencillez de la naturaleza fue la principal inspiración del icónico arquitecto Antonio Obrador. El resultado armónico y la integración en el paisaje logran que la antigua fortaleza se funda totalmente con el entorno y conecte sus diferentes espacios con él.

 

El hotel está compuesto por 28 habitaciones, 26 de ellas construidas aprovechando las antiguas troneras desde donde disparaban los cañones y dos más dentro del recinto amurallado. Entre ellas hay suites con piscina privada, otras con jardín o huerto y las llamadas Centinelas, acondicionadas sobre la roca viva en los antiguos puestos de vigilancia. Están decoradas acogedoramente y cuentan con un área de descanso con grandes camas exteriores, integradas en la roca. Sorprenden las paredes de piedra viva combinadas con alfombras, tejidos mediterráneos y grandes espejos.

 

Aquí, el mar Mediterráneo se convierte en el protagonista lo que invita a una decoración serena en la que predominan los colores claros y los tonos tierra.

 

Destaca una espectacular piscina de agua salada infinita, amparada por una de las murallas de la antigua construcción. Un escenario en el cual el agua se confunde con el mar y el cielo.

 

Antonio Obrador no solo rediseñó los espacios, sino que además incorporó detalles que aportan una singularidad única a este proyecto. Su sello y el amor hacia esta isla están reflejados a lo largo de este hotel a través de la artesanía mallorquina, como las lámparas de siurells o las colecciones de fotos de escenas cotidianas de la vida de Mallorca que adornan los espacios.

 

Cap Rocat, un lujo de piedra que transformó las austeras dependencias comunes de una fortaleza en zonas de descanso en donde conviven lo moderno y contemporáneo con lo clásico e histórico.