AdD
AdD
Asociación gremial fundada el año 1995, formada por 110 socios considerados los mejores de Chile.
Síguenos

Search

AdD
  -  Decor   -  Todo el glamour de la costa azul

Todo el glamour de la costa azul

En las alturas de Cannes, rodeada por una exuberante vegetación, Humbert & Poyet acaban de remodelar una inmensa villa contemporánea. Fiel al espíritu de la riviera francesa, el dúo de arquitectos ha infundido el glamoroso espíritu de esta zona en todas las habitaciones de esta residencia totalmente abierta a la naturaleza.

 

Situada en la cima de una colina en el sur de Francia, Villa Odaya tiene una vista poco común de 360 grados sobre Cannes y las islas Lérins. Cuando Monacan Christophe Poyet y el parisino Emil Humbert de Humbert & Poyet asumieron este proyecto, el edificio era un mero marco de hormigón. “Para esta villa, nos inspiramos en la vista del océano y el campo; ambos paisajes influyeron en la estética general de la casa. Como resultado, la casa tiene un cierto estilo costero glamoroso y un estilo relajado que abarca la esencia de la Costa Azul «, explica el dúo. La dirección está cerca del codiciado paseo Croisette de la costa, que recorre desde boutiques de moda hasta hoteles de lujo, pasando por la famosa alfombra roja del Palais des Festivals. Otros lugares naturales como el canal de Siagne y el parque protegido Croix des Gardes también están cerca de la villa, al igual que los alrededores de la Riviera francesa, como St. Tropez, Mónaco y Cap d’Antibes.

La declaración de diseño de la firma de Humbert & Poyet trata sobre las composiciones y el equilibrio de diferentes períodos. Sus hogares canalizan particularmente los movimientos modernista, Art Deco y Memphis, combinados con el clasicismo. “Dado que el propietario tiene su residencia principal en la ciudad de París, en este proyecto decidimos abrir los espacios al máximo y elegir una paleta de colores y materiales que hacen eco del entorno mediterráneo. El cliente quería que el edificio y la naturaleza ,vivieran de alma a alma; literalmente, no hay una diferencia fundamental entre el interior de la casa y el jardín ”, dicen. La villa de 400 metros cuadrados y cinco dormitorios, se extiende a lo largo de cinco pisos. Inspirado en el Mediterráneo, los matices azules se encuentran en toda la arquitectura interior de este proyecto «incrustado en un área rodeada de mimosas, pinos piñoneros y olivos, con una vista de 360 ​​grados de las colinas y el mar”, explica Emil Humbert.

El dúo imagina una casa para vivir dentro / fuera, extendiendo el espíritu del salón a la terraza, cuyo suelo está revestido del mismo mármol pero abujardado. «Aquí tienes la impresión de estar fuera todo el tiempo, en un oasis aislado del mundo», explica Christophe Poyet. En el interior, los arquitectos mezclan objetos de cerámica, piezas antiguas y sus propias creaciones, para crear una decoración glamorosa.

Ligereza de formas, variados puntos de vista, áreas llenas de colores, hay muchas referencias a la villa Planchart diseñada por el maestro italiano Gio Ponti en Venezuela a fines de la década de 1950 se pueden encontrar en esta casa. Al final del gran salón, la escalera que distribuye todos los pisos de la casa se despliega como un origami gigante, colindando con una pared compuesta por espejos de acero inoxidable pulido. Una lámpara colgante Synapse firmada por el dúo de diseñadores de Nueva York Apparatus ocupa un lugar central.

Lo que no puede pasar desapercibido es la escalera central de la villa, que conecta los cuatro pisos, hecha de vidrio y una composición geométrica de azules y latón, que refleja la luz y el entorno natural. Todas las habitaciones también disfrutan de una alegre combinación de colores. Las paredes del vestíbulo de la escalera están revestidas de palisandro: hay un espejo, aplique y consola de Humbert & Poyet; un jarrón Floris Wubben y al fondo un sillón Baxter.

Finalmente el jardín es un obra de arte en sí misma a la cual se le ha prestado gran atención. El enorme espacio de rocas naturales plantado con especies endémicas y exóticas termina en el borde de la piscina, donde se coloca una mesa «Wedge» de aluminio de Living Divani, rodeada de sillas «Tai» de cuerda y aluminio de Meridiani. Todo este mobiliario combina en armonía con el jardín tropical que se quiso crear, logrando un oasisi dentro de la costa azul.