AdD
AdD
Asociación gremial fundada el año 1995, formada por 110 socios considerados los mejores de Chile.
Síguenos

Search

AdD
  -  Decor   -  Educando a través de la belleza

Educando a través de la belleza

En pleno desierto de Jaisalmer, India emerge de la arena una estructura completamente asombrosa realizada por el estudio de arquitectura estadounidense de Diana Kellogg. Uno podría pensar en un museo, pero no, esta es una escuela para niñas analfabetas que aquí encuentran una nueva oportunidad para salir adelante y aprender de oficios y más.

 

Elegida por la edición americana de Architectural Digest como uno de los 100 edificios más impactantes del 2020, la escuela Rajkumari Ratnavati se posa como un ovni sobre el implacable desierto indio. Una elipse espectacular, hecha en piedra, una capa ovalada sobre otra, con sus jalis creando sombras de alto contraste. Se mezcló y, sin embargo, surgió del paisaje natural, como una duna de arena. Desde algunos ángulos se ve grande, como una nave alienígena; en otros, se siente íntimo y muy femenino en su enfoque, en su propósito e incluso en su elaboración.

La escuela para niñas Rajkumari Ratnavati es el primer edificio de un complejo de tres, denominado colectivamente Centro Gyaan, que albergará una cooperativa de mujeres y una sala de exposiciones y espectáculos, así como un museo textil que aún está por construir. Un proyecto iniciado por la organización internacional sin fines de lucro CITTA, y operado por su división de India, se encuentra cerca del pueblo de Kanoi, Jaisalmer. La escuela fue pensada para albergar a 400 niñas, desde el jardín infantil hasta quinto básico por ahora y abrirá durante el primer semestre de este año.

 

El edifico tiene un total compromiso absoluto con la sostenibilidad y todo el edificio se realiza en la piedra arenisca local de Jaisalmer, a excepción de las ventanas del travesaño donde se utiliza la piedra Jodhpur más oscura porque es más fuerte y ofrece más apoyo: “La oportunidad de trabajar en piedra tallada a mano fue increíble. Hay mucho que aprender de las técnicas de los artesanos locales” cuenta Kellogg. El edificio albergará un museo textil que exhibirá piezas de los pueblos circundantes; una idea inspirada en una visita al museo Calico y al Instituto Nacional de Diseño en Ahmedabad, “porque creo que los artefactos hechos a mano dan perspectiva histórica”. Y luego hay un simbolismo discreto de lo femenino. “Vi el óvalo como un símbolo de la feminidad en muchas culturas. Una vez que comencé a dibujar, también me resonó como la formulación del infinito «, explica la arquitecta. Cuando se ve el edificio dentro de su paisaje de dunas onduladas, resuena el concepto de infinito y repetición. Finalmente India es un país construido sobre el caos, en constante movimiento y evolución y “si un arquitecto puede entrar en esta energía en lugar de luchar contra ella, su trabajo prosperará. He descubierto que es una especie de energía en espiral, que es bastante diferente de la forma de trabajar lineal occidental” finaliza Diana.