AdD
AdD
Asociación gremial fundada el año 1995, formada por 110 socios considerados los mejores de Chile.
Síguenos

Search

AdD
  -  Decor   -  Con olor a bosque

Con olor a bosque

Ubicada en un sitio rural en Whidbey Island, ubicada a 30 kilómetros de Seattle, Estados Unidos, ahí una familia local buscó un nuevo hogar y un refugio, en el sitio que pertenece a su familia hace generaciones.  Fotos: Kevin Scott.

La oficina de arquitectura MWworks tuvo un gran y bello desafío a la hora de proyectar esta casa de 400 metros cuadrados, -la que ganó el premio AIA –American Institute of Architects-, como una de las siete mejores casas del 2020-.

 

El estudio de arquitectura  priorizó completamente el entorno y es por respeto a los edificios agrícolas de principios de siglo en el sitio, que esta casa se esconde cuidadosamente en el bosque cercano. Situada en una colina baja, la propiedad mira sobre los edificios existentes, los bucólicos campos de ganado, un estanque con bordes de cola de gato y el bosque mismo. La casa se forma alrededor de un patio de pastos naturales y helechos, con habitaciones tejidas entre cedro maduro y abeto. Un muro bajo de piedra natural apilada organiza el edificio y apunta al perímetro del patio. Esta fue diseñada como casa de vacaciones y residencia de medio tiempo para cada generación de una gran familia local. Destinada para asados de verano, retiros de pesca y grandes reuniones navideñas, la estructura fue diseñada para ser flexible y duradera. Con una paleta de maderas naturalmente erosionadas, concreto, paredes de piedra y acentos de acero negro, ésta se esfuerza por ser cálida y rústica, simple y abierta, una casa que honra tanto el patrimonio forestal como agrícola del sitio.

 

Si bien está diseñada para ser cómoda para dos, tiene capacidad para hasta 20 personas, con un volumen principal de cuatro dormitorios y una lobera para los muchos nietos e invitados más jóvenes. El programa de la casa se divide en volúmenes discretos y de tamaño modesto, cuidadosamente tejidos entre una variedad de grandes abetos de Douglas, envueltos alrededor de un patio de arbustos y helechos naturales y nativos. Un muro bajo de piedra basáltica local apilada los organiza  y define sutilmente el perímetro del patio. Este se convierte en el vínculo visual y físico entre los diferentes volúmenes, proporcionando acceso y conexión, pero ofreciendo separación y retiro cuando se desea.

 

El acceso de grava rústica a la estructura serpentea a través de los densos y oscuros árboles de hoja perenne, abriéndose a la casa. A petición del propietario, se antepuso el cuidado de los árboles por sobre el diseño y la conveniencia para la construcción. Los pocos árboles que debieron sacrificarse son usados como madera para la granja, cerca para el ganado y leña de temporada para la chimenea y el nuevo fogón en el borde del prado.

 

Varias de las puertas interiores y el arte de las paredes son losas de cedro macizo talladas hace décadas por el patriarca de la familia cuando era un médico joven que ocupaba su tiempo entre pacientes, inculcando una conexión significativa entre el pasado y el presente de la familia. La nueva puerta del dormitorio principal de cedro de tablones macizos está diseñada como un futuro proyecto de tallado para el propietario, entre sus días de trabajo en la tierra, limpieza de matorrales y cría de ganado orgánico.

 

Con una paleta de maderas naturalmente desgastadas, concreto, paredes de piedra de cantera local, ventanas de roble profundo, paredes de yeso solo y detalles de acero negro, la casa se esfuerza por ser cálida y rústica, pero simple, clara y abierta: una casa que honra la atemporalidad del patrimonio forestal y agrícola del lugar.