AdD
AdD
Asociación gremial fundada el año 1995, formada por 110 socios considerados los mejores de Chile.
Síguenos

Search

AdD
  -  Decor   -  En Los Vilos: Con aires prehistóricos

En Los Vilos: Con aires prehistóricos

Acercándose hacia el acantilado, bien podría parecer el sitio histórico de un monumento megalítico, sin embargo los volúmenes de hormigón que se apoyan entre si corresponden a la casa diseñada por Elemental para el proyecto de residencias de descanso emplazado en la costa central de Chile, OchoQuebradas.

La Casa en Los Vilos, diseñada por el estudio liderado por el Pritzker de Arquitectura 2016, Alejandro Aravena, persigue una apariencia atemporal, a través de un diseño arcaico y brutalista compuesto por tres volúmenes de hormigón a la vista.

El volumen horizontal contiene la sala de estar y el comedor, con ventanas de piso a techo que ofrecen vistas panorámicas al océano Pacífico. Por otra parte, el volumen vertical puede acomodar cuatro dormitorios y baños, mientras un tercer volumen inclinado que se apoya en la vertical, sirve de ”chimenea gigante”. A través de sus paredes casi se puede percibir la respiración del hormigón y palpar su textura orgánica; mientras que dentro de este “bloque” se puede ver la luminosidad que entregan los amplios ventanales, los que entregan vistas únicas y borran los límites entre lo interior y lo exterior. Es en este espacio donde aparece la antes mencionada chimenea, la que es mucho más que eso, ya que más bien es un espacio que genera una oda al fuego e invita a volver al origen y dar gracias por tener en nuestras manos algo tan mágico e imprescindible como el fuego.

Esta es una casa de vacaciones donde se pueden explorar las posibilidades del primitivismo; un lugar donde las personas pueden regresar a una forma de vida más esencial. Por eso no hay en realidad una chimenea, sino todo un espacio dedicado al fuego donde sus muros de hormigón aspiran a envejecer como piedras.

El diseño se complementa con refinados acabados, muchos de ellos en madera lo que logra un equilibrio entre la frialdad del concretó y la calidez de la madera, la que acoge y resguarda.

Los 250 m2 de construcción se encuentran en un terreno de 5,450 metros cuadrados con un paisaje cuidadosamente diseñado y ejecutado respetando la topografía e integrando solo la flora nativa.

Déjanos un Comentario